¿Te atraen los caballos y buscas más profundidad, paz interior y conexión? entonces este es tu viaje. Lejos de la vida ocupada, con los caballos, podrás reflexionar y conectarte con tu corazón y cualidades.

Además, si no eres un jinete experimentado, puedes venir a este viaje. No se trata de velocidad, se trata realmente de estar presente en cada paso del camino. Los caballos con los que viajaremos son bondadosos y tranquilos.

No es un obstáculo si no has meditado antes. Las meditaciones no son complicadas y se ajustará a tus necesidades personales.

Seremos un grupo pequeño, con un máximo de 6 participantes, de modo que haya suficiente espacio y silencio para tu crecimiento personal.

A veces es maravilloso conversar en el camino, pero no menos valioso que no hablar por un tiempo.

Haremos parte de la ruta en silencio para poder prestar más atención a nuestra respiración y poder realmente profundizar y disfrutar del hermoso entorno.

Los caballos te sienten magníficamente y te reflejan sin ningún juicio. Esto te hará sentir libre de explorar y expresar lo que realmente está sucediendo en ti. Te muestran lo que sienten con tus acciones, actitud e intención, y te acercan a lo que realmente eres. Esta forma pura y directa de dar retroalimentación, sin agenda doble, nos facilita la aceptación.

 

En poco tiempo, puedes aprender mucho sobre la forma en que te encuentras y la influencia que tienes en los demás. Los caballos tienen una nariz fina para lo que es verdadero y auténtico. Te ayudan a reconocer y cambiar patrones, a desarrollar más autenticidad, fortaleza interna y confianza en ti mismo.

Nos muestran dónde estamos en términos del ajuste entre nuestro pensamiento, sentimiento y nuestras acciones.

 

El cuidado de los caballos, durante todo el año, está en las manos amorosas de Sarah y su personal. ¡Su bienestar es lo primero!